En nuestro país, la disciplina  de testing tomó mayor relevancia en las últimas dos décadas y logró más reconocimiento a partir del Y2K, lo cual ha despertado el interés en desarrollarla como una profesión “formal”.

Cada vez es necesario probar más

Desde que las empresas realizan o adquieren aplicaciones que terminan siendo usadas por terceros, tales como home banking, venta de paquetes turísticos, sitios de servicio al cliente, y otras, se requiere un enfoque cada vez más profesional del testing, ya que las fallas en las aplicaciones son percibidas directamente por los clientes, dañando así a la marca a través de la experiencia del usuario.

En ese sentido el avance de la transformación digital lleva la necesidad de testing a un nuevo escalón.

Datos a nivel mundial indican que en 2012 el presupuesto destinado a testing, en empresas de más de 1000 empleados  fue del 18 % del total del gasto en IT, proyectando para el 2017 que crecería al 29 %, sin embargo los datos del 2015 ya sitúan al presupuesto de testing por arriba del 30%.

Si bien en la Argentina no tenemos un estudio concreto, sabemos que el gasto es menor a ese, lo cierto es que acompañamos la tendencia de crecimiento.

La necesidad de realizar testing en forma profesional

En la medida en la inversión aumenta se vuelve imperativa una mayor especialización y capacitación para que esa inversión sea más eficiente.

La capacitación formal y la certificación internacional ISTQB permiten determinar el nivel de conocimiento formal que los testers tienen, lo que permite aplicar en forma más efectiva a necesidades de las empresas que requieren de estos profesionales.

 

Una tendencia mundial

El ISTQB, la autoridad de certificación de pruebas de software más popular en el mundo, publicó los resultados de la encuesta edición 2015-2016, de las prácticas de las pruebas llevadas a cabo a nivel mundial de la que participaron más de 3200 participantes de 89 países.

La encuesta abarca varios temas, que van desde aspectos organizativos y presupuestarios, a técnicas / herramientas / procesos, a través de las habilidades y competencias dentro de las pruebas de software. Y estos son algunos de los aspectos que destaca:

“Los presupuestos asignados a las pruebas son grandes y siguen creciendo”.

“La separación de funciones se ha convertido en una práctica habitual desde un punto de vista organizativo”.

“La Formación y certificación de competencias son factores clave en la mejora de las habilidades de prueba”.

“La automatización de pruebas se ha vuelto muy generalizada en el mercado”.

“Pruebas de rendimiento,de usabilidad y seguridad están ganando terreno”.

Acceda a la encuesta completa a través del siguiente link

Dejá un comentario